BF DISTRIBUTION


Título Original:Colección Patricio Guzmán: SALVADOR ALLENDE

Director: Patricio Guzmán

Reparto:

Genero: Cine Chileno|Documental|z-catalogo

NOTA DEL AUTOR:

Hice esta película como un homenaje a Salvador Allende. Quise recordar el sueño radiante que vivió mi generación, donde política y utopía eran sinónimos. Es una película directa. No tiene informaciones explicativas ni demostrativas sino que ofrece un espacio de reflexión humana a la vez que histórica. Hay muchas cosas que Allende hizo y que no aparecen en la película. A lo largo de 43 años fue dirigente universitario, ministro, diputado, senador, presidente del senado, cuatro veces candidato a la jefatura del estado y finalmente Presidente de la República. Recorrió Chile incontables veces. Ganó en todas las circunscripciones donde fue candidato. Rechazó la carrera de ser un cacique “rojo” en los territorios ya controlados por la izquierda (por ejemplo, las zonas mineras del nitrato o del carbón). Criticó duramente a la URSS cuando invadió Hungría y Polonia. Sin embargo una película no es una enciclopedia sino solamente algunos instantes fugaces, algunos momentos de emoción”. PG

SINOPSIS:

La película empieza con el único objeto personal del presidente que se exhibe en un museo: un chamuscado par de anteojos quebrados que se encuentra en el Museo Histórico. Patricio Guzmán golpea algunos muros de Santiago y aparecen los lemas que Allende creó hace 31 años. La máquina del tiempo se pone en marcha: mediante las im genes de otros fotógrafos y los filmes de Sergio Bravo aparecen las primeras campañas del presidente y más tarde el famoso “tren de la victoria” filmado por Joris Ivens. La historia sigue retrocediendo. Las anécdotas de la infancia corren por cuenta de su hermana de leche, Anita, de 82 años. Uno de sus amigos personales, Sergio Vuskovic, nos dice que “Allende rechazaba el partido  único y negaba la dictadura del proletariado: era un marxista atópico”. Más tarde, el ex embajador de Estados Unidos en Chile confiesa que Nixon le llamaba “hijo de puta” y que impulsó su caída desde el primer día con la ayuda de Kissinger. En las Naciones Unidas, Allende profetiza que el mundo será gobernado por las “grandes empresas transnacionales”. Traicionado por Pinochet, su casa fue bombardeada y saqueada por los militares y los vecinos del barrio. Desde el palacio de La Moneda Allende se despide de su pueblo. Hay archivos de gran calidad empezando por las imágenes de “La Batalla de Chile” y de Leonardo Henricksen, Santiago Álvarez, Patricio Henríquez, Walter Heynowski, Gerhard Scheumann, Peter Hellmich y las fotografías de Luis Poirot y Patricio G. Campos.

PREMIOS Y DISTINCIONES:

  • Selección Oficial, Festival de Cannes 2004.
  • Mejor documental de creación europea, Annency 2004.
  • Gran Premio, festival de Lima 2004.
  • Premio del p blico, festival de Salzburg 2005.
  • Premio Altazor, Chile, 2006.

DISTRIBUCION FORMAL:

Distribución en salas: Francia (120.000 espectadores), Chile (60.000), Argentina (10.000), Bélgica, Suiza, España, Grecia, Italia, Austria, México y Estados Unidos. Difusión en televisión: Bélgica, España, Francia y Estados Unidos. Difusión en DVD: Estados Unidos (Icarus Films),

Bélgica (Cinéart), Suiza (Trigon Films), Francia (Pyramide), Italia (Fandango), México (Zafra), España (Cameo).

FICHA TECNICA RESUMIDA :

Coproducción, guión y dirección: Patricio Guzmán

Consejera artística : Renate Sachse.

Asistente dirección-producción : Andrea Guzmán

Fotografía y cámara : Julia Muñoz.

Sonido: Alvaro Silva Wuth.

Montaje: Claudio Martínez

Música original: Jorge Arriagada

Mezcla: Jean-Jacques Quinet.

Productor delegado: Jacques Bidou

Productora: JBA Production, París.

Coproductores: Les Films de la Passerelle,

Filmproduktion GmbH, Mediapro,

Universidad de Guadalajara,

P. Guzmán Producciones Cinematográficas.

Soporte de rodaje: DVCAM

Otros soportes: 35 MM, BETA, DVD.

Contacto: Atacama Productions, París

atacama05@wanadoo.fr

SELECCION DE CRITICAS:

«Salvador Allende» no es una simple biografía. Es sobre todo un poema que sale del alma del cineasta para rendirle homenaje al presidente chileno». LE MONDE DIPLOMATIQUE, Jos Maldavsky, Par s, sept. 2004

«Con Salvador Allende, la materia de Patricio Guzmán es triple. El teje las imágenes de archivo, los encuentros con los personajes y la materia  íntima de sus propios recuerdos y de su vida (…)

Todo retrato es también un autorretrato (…) Junto con Raymond Depardon, el brasileño Walter Salles o Michael Moore, la apertura al cine documental empezada hace tres a os por la Selección Oficial del Festival de Cannes confirma toda la vitalidad de esta forma cinematográfica frente a la ficción». L’HUMANITE, París, 14 de mayo 2004

«Había una memoria de la pesadilla… ahora existe la memoria del sueño (…) Patricio Guzmán muestra «aquel sueño radiante del cineasta joven que era entonces y de todo un pueblo que instaló en el poder a Salvador Allende en 1970 (…) Guzmán encuentra la materia principal de su película en planos de archivo de sus propios fondos de cineasta m s algunos planos del holandés Joris Ivens (…) El sueño queda intacto». LIBERATION, París, 13 de mayo 2004

«Documental inspirado y conmovedor sobre el presidente Allende. Una elegía sobre el destino del pueblo chileno que no puede dejar indiferente a nadie». LES INROCKUPTIBLES, Jean-Baptiste Morain, Par s, 8 de sept. 2004

«Un documental nítido y riguroso. Una ocasión de instruirse o de acordarse cuando el proceso contra Pinochet se abre de nuevo». LE CANARD ENCHAIN , Jean-Paul Grousset, París, 8 de septiembre 2004

«El  último viaje de Patricio Guzmán a través del espacio de la amnesia que es la historia de Chile es sin duda uno de los viajes mas apasionantes de este documentalista, con muchas secuencias rigurosas y emocionantes (…) Un filme cautivante (…). La originalidad del filme reposa en una sensible evolución de Guzmán con su propio arte (…). La película sin ser sensacionalista pone en escena la utopía y privilegia el mito». CAHIER DU CINEMA, Thierry M ranger, París, septiembre 2004

« Qué bueno dejarse llevar por las im genes de Patricio Guzmán!». LE COURIER, Emmilie Valentin, París, 2 de octubre 2004

«Con Salvador Allende, Patricio Guzmán exhuma ese sueño radiante de igualdad y justicia que encarna para toda una generación de chilenos, ese sueño revolucionario y pacifista (…). Guzmán sacude nuestra amnesia». PARIS-OBS-SUPLEMENTO, Richard Cannavo, Par s, 9-15 sept. 2004

«El filme es conmovedor, elegante, poderoso. Deja ver detrás de su cadencia de montaje la mano de un maestro en esta tarea del cine embarcado en su hermosa batalla contra el olvido (…) Se trata de un documento de extraordinaria fuerza evocadora, un insólito ejercicio de cine documental introspectivo, en el que Guzmán conmemora desde rincones de su memoria íntima los momentos de gloria del presidente Allende y lo que su figura tuvo de punto de encuentro con la soñada esperanza de una fusión entre socialismo pleno y plena democracia». EL PAIS, Angel Fernández-Santos, Madrid, 14 de mayo 2004

«Como Salvador Allende, Patricio Guzmán ha dedicado su vida a Chile, su país. Parece entonces enteramente normal que consagre un documental a su héroe político, mártir del 11 de septiembre de 1973. Más que un simple retrato, es un filme inspirado en el cual Guzmán logra tomar una distancia considerable en relación al tema. A partir de imágenes de archivo, de testimonios de sobrevivientes y un análisis político inédito, muestra el entusiasmo que ha representado para todo un pueblo la victoria de Allende en 1970, sin eludir los errores de juicio y sobre todo mostrar la tenaza pol tica y económica en la cual Allende se encontraba aprisionado. Un filme muy rico, a veces muy emotivo, que rompe el tabú del silencio sobre una personalidad faro del siglo XX». ZURBAN, Par s, 13 de mayo 2004

«Un país sin documental es como una familia sin fotos», dice Patricio Guzmán, cineasta chileno consagrado después de 30 años a contar la historia de su país para completar su memoria. Después de El caso Pinochet (2001)  él muestra ahora el retrato antagonista de Salvador Allende.

Es oponer la luz a las tinieblas, la civilización y la legalidad a la brutalidad de la dictadura en una antítesis al estilo de Víctor Hugo (…) Ofrece una biografía muy hagiográfica desde el punto de vista de los simpatizantes del presidente (los opositores, especialmente los norteamericanos, soncclaramente los villanos) lo que no le impide ser cautivante y matizado al interior del campo revolucionario. LE FIGARO, Par s, 13 de mayo 2004